Fotos del III Torneo de Ajedrez "José Hernandez"

Loading...

jueves, 11 de agosto de 2011

“El Turco” El Robot que jugaba ajedrez

El Turco fue un famoso robot que jugaba al ajedrez, construido en 1769 por el científico eslovaco Wolfgang von Kempelen. Tenía la forma de una cabina de madera de un metro veinte de largo por 60 cm de profundidad y 90 cm de alto, con un maniquí vestido con túnica y turbante sentado sobre él. La cabina tenía puertas que una vez abiertas mostraban un mecanismo de relojería y cuando se hallaba activado era capaz de jugar una partida de ajedrez contra un jugador humano a un alto nivel.
Su fama se extendió por toda Europa y muchos fueron los que creyeron que podían vencer a esta máquina infernal... aunque muy pocos lo consiguieron.
Hasta el propio Napoleón, quién era muy apasionado por el ajedrez, aceptó desplazarse a Viena para jugar con el famoso “Turco".

 En el  dibujo se puede apreciar la apariencia de la máquina. Por dentro estaba llena de cables y su autor sostenía que funcionaba a base de campos magnéticos. Varias eran las opiniones a este respecto: se decía que funcionaba a base de unos hilos invisibles, otros aseguraban que era un pacto de su creador con el diablo, pero la opinión más extendida, y la más lógica, es que  dentro de la máquina había un jugador que movía las piezas.


 
Viena  1809   Napoleón  0 – “El Turco”  1
1. e4 / e5  2. Df3 / Cc6  3. Ac4 / Cf6  4. Ce2 / Ac5  5. a3 / d6  6. 0-0 / Ag4
7. Dd3 / Ch5  8. h3 / Axe2  9. Dxe2 / Cf4  10. De1 / Cd4  11. Ab3 / Cxh3+
12. Rh2 / Dh4  13. g3 / Cf3+  14. Rg2 / Cxe1+  15. Txe1 / Dg4  16. d3 / Axf2
17. Th1 / Dxg3+  18. Rf1 / Ad4  19. Re2 / Dg2+  20. Rd1 / Dxh1+ 21. Rd2 / Dg2+








22. Re1 / Cg1  23. Cc3 / Axc3+  24. bxc3 / De2++.

 
El secreto:  Como se sospechaba,  “El Turco” era manejado desde su interior por un Maestro de Ajedrez. Los compartimentos dentro de su cabina  eran plegables y en un cajón, en la parte posterior, se encontraba un tablero de ajedrez secundario, que el Maestro de ajedrez usaba para seguir el juego.
El fondo del tablero principal tenía un resorte bajo cada escaque y cada pieza contenía un imán.
Este intrincado sistema permitía saber qué pieza había sido movida y dónde. El Maestro de Ajedrez hacía su movimiento mediante un mecanismo que podía encajarse en el tablero secundario, indicando al maniquí dónde mover.

Napoleón jugó tres veces con "El turco" y perdió las tres partidas, pero lo que no sabía, es que en realidad había perdido con Johann Allgaier (fuerte jugador de la época). Tras la 3ª derrota, Napoleón perdió el dominio de si mismo y golpeó el tablero haciendo que todas las piezas se desparramasen por la habitación.
                        

Partidas Argentinas